Campo de Gibraltar

Yo estoy con Gibraltar

gibraltar

Me dan igual vuestras banderas, fronteras, partidos, grupos o sectas… Yo no las necesito porque tengo moral y empatía por las personas y sus derechos humanos. Yo estoy con Gibraltar.

Puedes llamarme traidor. Me puedes intentar torturar, encarcelar, acosar o insultar. Los abrahámicos me lo pretenden hacer a diario por amar a otros hombres y estoy tristemente acostumbrado. El número de personas que esté en tu bando imaginario es irrelevante. Las falacias como esa no convierten las mentiras en verdades. Solo hacen enloquecer a la gente y convertirlas en ovejas poseídas por su imaginario satán. Incapaces de reconocer que es la moral totalmente controladas por una drogadicción hormonal adictiva. Los comportamientos animalescos relacionados con decidir quién es el macho alfa de la manada son para los animales, gente fascista e inferior. Incapaces de usar la razón para llegar a la complejidad de la verdad. Imponer una mentira como verdad por medio de propaganda populista de derechas quizá resulte con los seguidores nazis de Trump pero seguirá sin ser verdad. Respetar los Derechos Humanos nunca será traición.

Todo este tipo de cosas son inevitables. Por muy fuerte que sea un perro salvaje siempre termina por morir. El vaticano, que parece querer estar instigando una tercera guerra mundial para convertir el mundo otra vez en una teocracia cristiana y destruir a las naciones unidas. No va a conseguir su objetivo nunca jamás porque su ideología es falsa, es una fantasía que necesita ser recordada, lobotomizada, adoctrinada. Necesitan engañar a los niños para perpetuar su doctrina. Y nosotros, los repudiados por esa ideología discriminadora e inmoral somos una realidad, no una ideología “de género”. Somos personas reales con sentimientos y derechos humanos. Y eso es algo irrefutable. No puedes pretender ser el agresor y la víctima, otra vez más…

Pueden gritar, llorar, patalear y ser todo lo irresponsables, infantiles y asesinos que querían. Hacer abominables genocidios como hicieron tantas otras veces en el pasado. Utilizar las retorcidas estrategias que quieran. Pueden intentar cambiar la historia y manipular la realidad para hacer su mentira, su fascismo, su imposición nazi de la inquisición católica heteropatriarcal todo lo que quieran. Incluso así nadie, repito, nadie, ni siquiera sus seguidores más lobotomizados cumplirán ya sus inmorales normas, ni traerán jamás esa utopía fantasiosa creada por sotanas célibes que jamás conocieron el amor. Personas que nunca llegaron a la edad emocional adulta teniendo relaciones íntimas de pareja, convirtiéndose en pedófilos amparados por unas escrituras que permiten el matrimonio y sexo con menores de edad.

Me da absolutamente igual que intenten destruir Gibraltar, San Roque o Algeciras. Para mi son pueblos hermanos de La Línea de la concepción. Exactamente iguales, cada uno con sus costumbres, familias y tradiciones igual de respetables que las de todos los demás. Me da absolutamente igual el idioma que utilicen, donde vivan, la religión, bandera o la ideología que profesen siempre y cuando respeten los derechos humanos. Bien es cierto que es casi imposible encontrar un fascista o totalitario que respete los derechos humanos. Y que la mayoría de cristianos desprecia a las mujeres y los GLBTI. Intentando violar sus derechos y abusar de su inocencia desde niños. Intentando forzar la dictadura inquisidora del estilo de vida monogamista con emulación heterosexual en las personas nacidas GLBTI. E intentando obligar a toda mujer a vivir bajo el yugo de ejercer forzosamente el papel de madre cual ponedora de corral para mantener una estructura contranatural de familia que al único al que beneficia es al vaticano. Mediante el concordato obtiene un rédito de dinero público continuado por cada feto deforme, persona infeliz y pobre que consigue crear.

Ahora es cuando salta el típico adoctrinado por el cristianismo y dice que todo esto es “marxismo cultural”. No señores, por mucho que digan las agencias nazis de propaganda del vaticano, retorciendo las palabras para intentar manipular la realidad. El mundo real sigue sin ser la fantasía de la tierra plana heterosexual en la que no existen fetos con deformaciones congénitas y la gente se muere sin dolor, o con un dolor merecido según la iglesia. No, el mundo no es así, por muy loco que estés, por muy ignorante que seas, esa idea imaginaria de realidad solo esta en tu mente. La gente real, tiene vidas reales y sentimientos reales independientemente de tus fantasías, egoísmo e ignorancia ilimitada que llega a ser un delito de odio de ser tan inculta. El continuado discurso de terrorismo que ejercen las ideologías basadas en el miedo a lo desconocido, al mundo real, a la realidad y a otras personas ya no tiene cabida. No tienes excusa para decir que no conoces a una madre soltera, una madre estéril, una madre lesbiana, una madre divorciada o una madre con pene. Seguir persistiendo una y otra vez dándose cabezazos contra la pared negando el mundo real es intolerable porque esos cabezazos que te das contra la pared no están dando en la pared, están dando en la vida de otras personas.

No te dejes engañar. Destruyendo la vida de otros, no vas a convertir la tuya en positiva. Y mucho menos la vida de pobres e inocentes niños que hayan tenido la desgracia de nacer con los genitales que a la mayoría de un mundo todavía analfabeto estima como “anormales”. Cuando ni siquiera conocen el significado de la palabra “enfermedad”. Dicen que Trump nos trae al mundo la posverdad pero el mundo la posnormalidad hace mucho tiempo que llegó gracias a Internet. No podemos seguir pretendiendo ignorar todas esas cosas que nos parecen raras o no nos gustan. Escúchame Jorge Mario, Francisco, eso no va a ocurrir. Podéis intentar salvar al cristianismo “tradicional” recurriendo a los países latinos que todavía siguen engañados por vuestra ideología pero la globalización, esa que queréis destruir, va a impedir vuestra conspiración. ¿Crees que a nosotros nos puedes cortar Internet o censurar los vídeos que vamos a publicar por P2P en cuanto empecéis a realizar abusos a la población para mantener el estatus en el que vivís como reyes? ¿Crees que vamos a depender solo del wikileaks que habéis utilizado para que gane Trump? ¿En serio crees que con leyes abusivas podrás impedirlo? ¿Crees que esos a los que habéis engañado con la campaña publicitaria populista de Trump van a adorar a un dios imaginario, un mesías hecho carne, de forma totalmente ciega? ¿Crees que lo que le habéis hecho a Obama repitiendo mentiras una y otra vez en cadenas cristianas no os lo van a hacer a vosotros? ¿Crees que basta con expulsar a UK mediante un brexit forzado de forma orquestada y populista para conseguir la hegemonía de toda la comunidad Económica Europea y hacerte la foto cual triunfador? ¿Piensas que todo el mundo sigue estando igual de desinformado que antes? ¿Que la mimética ideológica no hace evidente que Cameron está implicado directamente con el brexit? ¿Que decir “han sido esos que creamos nosotros, fue sin querer” sirve? ¿Pensais que la gente va a luchar hoy en día por un trozo de tela llamado bandera? ¿Cuántas veces os tenemos que decir “no a la guerra“? Eso no va a ocurrir Francisco. La gente de La Línea no va a luchar contra su propia familia y sus amigos Gibraltareños para ponerse del lado de gente que siempre nos ha estado despreciando toda nuestra vida. Si traéis gente de lugares fascistas para que lo haga os podéis encontrar con la sorpresa de vernos en el “bando enemigo”. No vamos a tolerar violaciones de derechos humanos aquí, se va a enterar todo el mundo. Nosotros somos gente tolerante y abierta. Los países musulmanes que lleváis conquistados por medio de la fuerza para implantar ideologías liberales abrahámicas conservadoras y que os vendan el petróleo que robáis a precios bajos hacen evidente algo que por mucha propaganda xenófoba, racista, islamófoba, homófoba y sexista que hagáis no podrá evitar. Y es que el mundo ya está globalizado. Ya no existen diferencias entre las personas sino entre las ideologías. Y las únicas ideologías que dejan mal parados a sus integrantes son las integristas y conservadoras. Señores, aunque vosotros no lo sepáis. Todo el resto del mundo sabe que “los malos” sois vosotros. Los que quieren imponer ideologías, estilos de vida, banderas y formas de comportamiento a todos los demás.

Las ideologías no existen, solo hay dos grupos de personas en este mundo. Las buenas y las malas personas. Es habitual que las malas personas se afilien a ideologías conservadoras pero todos sabemos que no es exclusivo. Las malas personas son aquellas que nunca piensan en el sufrimiento de los demás.

Solo podéis radicalizar a los que ya son radicales. Y los que son radicales no os van a perdonar los errores que estáis cometiendo como hacemos los progresistas o tolerantes. Aunque pongáis el mismo vídeo del gay que le tira un huevo a alguien que está aterrorizando y quitándole derechos a niños pequeños llamándolo “podemita” mientras evitáis poner el del cabezazo en la nariz al rector de la universidad por parte de un maltratador machista de VOX esa misma tarde. Internet está aquí, cuidado con lo que hacéis, os están grabando Francisco. La gente ya no es tonta, Francisco. Os creéis que sois el Personal Jesus ese que os habéis inventado que va a salvar a la humanidad y que todo el mundo os va a adorar cual dios real. Y si no lo hacen los intentéis destruir pero el mundo no funciona así. Estáis demasiado acostumbrados a violar los derechos humanos de los demás y eso ya se ha acabado. Aunque lo consiguiéseis todo quedaría grabado. Y vuestros propios hijos sabrían la verdad, no como esta generación a la que conseguísteis engañar, diciéndoles que el genocidio nazi franquista fue necesario porque os caían mal los de un colectivo imaginario colorado. Hoy en día no convenceréis a la gente de perseguir a todos lo integrantes una ideología imaginaria. La gente sabrá que simplemente son vuestras victimas y vosotros los agresores, inquisidores. Los malos.

Los únicos que tienen ideología hoy día son los retrógrados reaccionarios adoctrinados y la mayoría de los que apoyan a una de esas ideologías radicales al día siguiente puede apoyar a otra si ve que les han engañado. Por eso necesitáis inventar partidos nuevos desde que existe Internet y estáis metiendo tantísima gente pagada junto con robots para que os hagan propaganda. Nadie os escucha ya. Hoy en día puedo cambiar de partido de un día para otro o crear uno nuevo si me da la real gana. He militado en todos los partidos mayoritarios existentes. Dentro de 10 años todas las personas que votan estarán en Internet y no podréis manipular más las elecciones como habéis hecho en todos los países en los que habéis colocado a candidatos católicos. El ateísmo es símbolo de progreso, cultura e inteligencia y no lo vais a poder frenar. Es inevitable.

La gente amargada e infeliz tiende a radicalizarse, tener miedo, aislarse y optar por la agresividad. Hoy en día todos esos huraños son los que más tiempo pasan en Internet socializando. Internet está saturado de información creada por adolescentes y gente asocial. Necesitamos superar esta etapa y empezar a valorar las opiniones por lo que son, estupideces. No todas las opiniones son válidas, ni aceptables, ni tolerables, ni lógicas, ni morales, ni legales. No se puede decir cualquier cosa a los cuatro vientos “en pos de la libertad de expresión” y pretender encima que se haga. La libertad de agresión verbal no existe. Aunque tomen el control de Europa o UK seguirán existiendo las Naciones Unidas. Tenemos que apoyar los Derechos Humanos. No a “ideologías”, partidos o personas sino a la libertad colectiva. Conocer bien los Derechos Humanos, aprenderlos y distribuirlos. Gibraltar es un ejemplo y La Línea también. Tiene múltiples ideologías, razas, religiones y nacionalidades integradas, cada una con su espacio propio y normas. El mundo tiene que llegar a nuestro nivel de tolerancia. Ninguna ideología debe imponerse a las demás. Tienen que coexistir todas las ideologías religiosas o políticas y para ello es necesario el cumplimiento de los Derechos Humanos, sin excepciones. Y ya explicamos al detalle la otra vez, con el tratado de Utrech en la mano, el por qué las naciones unidas, o sea los derechos humanos, están a favor de Gibraltar. Los únicos que meten la pata tanto en UK como en España son los mismos de siempre, los retrógrados conservadores. Solo ellos. No tendríamos por qué necesitar excusarnos porque haya gente mala y estúpida en nuestros países pero es así. Tendrían que ser ellos los que pidieran perdón por meter así la pata pero muchos de ellos son incluso presidentes. Y los políticos parecen tener inmunidad ante la ley en algunos casos. Eso tiene que acabar. Ese Nuevo Orden Mundial que tanto teme el vaticano tiene que llegar, la gente no puede ir agrediendo a los demás con total impunidad como sigue ocurriendo por todo el mundo. Estar en 2017 y que existan campos de concentración para gays en Chechenia es intolerable. Incluso el propio Guantánamo. Siempre son los mismos. Nos toca por nuestra parte frenar a ese tipo de gentuza cada uno donde lleguen nuestras competencias. Recuerda, los únicos bandos que existen son los de las buenas y las malas personas, ninguno más. Cada uno tiene que expulsar, frenar y reprimir a los integrantes de su propio colectivo que violen los derechos humanos. Los buenos cristianos tienen que frenar a los malos cristianos. Los buenos conservadores tienen que frenar a los malos conservadores. Los buenos progresistas tienen que frenar a los malos progresistas. Los buenos musulmanes tienen que frenar a los malos musulmanes. Los buenos españoles tienen que frenar a los malos españoles. Los buenos ingleses tienen que frenar a los malos ingleses. Los buenos linenses tienen que frenar a los malos linenses. Los buenos gibraltareños tienen que frenar a los malos gibraltareños. Esta forma de actuar otorga mayor fuerza a nuestro colectivo, bandera, país o ideología. No debemos meternos en cosas que no entendemos o conocemos bien. Tenemos que pasar de estructuras verticales animalescas con supremos machos alfa a estructuras cientifistas basadas en meritocracia. No todo el mundo tiene la razón en lo que dice y hay que ir implantando ya unos límites en las tonterías que se dicen. Todos debemos ser responsables y estar bien educados, no solo los políticos sino sus votantes también. Lucha mayormente contra tu propio colectivo, no contra el contrario. La mayoría de homofóbicos son gays reprimidos y esa lógica coincide con todo lo demás. Basta ya de creernos los cirujanos cerebrales en todo.