Gaytivismo

Neolengua para periodistas, políticos y activistas

1489328244234_1984_3-10_SliderImages_1600x1200_05_BIG-BROTHER-IS-WATCHING-YOU_red

Si queremos salvar el mundo del radicalismo y sobrevivir a la escalada del populismo (falacias populares erróneas) tenemos que llamar a las cosas por su nombre real para definir de forma muy concreta las problemáticas actuales.

Da igual del signo político que seas aunque el hecho de ser un activista con ideología política ya está de hecho discriminando al colectivo contrario. Una ideología se tiene en contraposición de otra cuando la ciencia no ha determinado qué bando tiene razón. Normalmente son falacias y generalizaciones que bien podrían ser contenidas en cualquier ideología. Homosexuales hay en todas las ideologías, no solo en la izquierda. Radicales hay en todas las ideologías no solo en la derecha cristiana o como pretende difundirse, en el islam.

Existen ideologías delictivas pero la mayoría de la gente ni siquiera conoce esas ideologías, ni les importan, aunque las profesen. Solo portan una bandera que va en contra de otro grupo, otra bandera, otro colectivo como en el fútbol. Básicamente es odio a lo diferente, xenofobia. Si tienes bandera, estas discriminando al contrario. Para evitar esto hay que seguir las ideologías que se basan en la igualdad como son mayormente las asociadas con la izquierda. Hay un problema con este concepto y es que hay gente que suele asociar los derechos humanos con la izquierda porque la propaganda de extrema derecha sitúa a la izquierda incluso en el centro. Los derechos humanos son el centro absoluto, la total imparcialidad. Cualquier ideología es válida dentro de los derechos humanos, cada persona es libre de ser cristiana, musulmana, de izquierdas o derechas pero en su vida, no forzando esa ideología o religión dentro de la vida de los demás. Por eso algunas ideologías violan los derechos humanos. La teocracia cristianista y el islamismo radical pretenden imponer la sharia abrahámica como estilo de vida obligatorio violando así los derechos humanos. También ocurre con la extrema derecha y extrema izquierda. Y vuelve a ocurrir lo mismo, la extrema derecha tiende a pensar que todo lo que no sea derecha es izquierda y normalmente tiende a decir “radical” sin conocer siquiera el significado de radical.

Radicalismo ultra

Por tanto de este modo podemos definir el radicalismo como la pretensión de imponer por la fuerza conductas al resto de la población. Normalmente a esto se le llama fascismo pero el fascismo es una teocracia católica por lo que se tiende a pensar que la izquierda radical no puede ser fascista dando como resultado un nazismo desvirtuado o ateo. El populismo tanto de derechas como izquierdas es seguir lo que dice la mayoría de gente aun siendo algo que viole la moral, los derechos humanos o la libertad ideológica o de religión.

Pretender imponer el cristianismo es extremismo de derechas, o extremismo cristianista. Hay terror a utilizar ciertas palabras como terrorismo cristiano, cuando un cristiano hace un ataque terrorista por motivos ideológicos, es un terrorista cristiano. No solo los musulmanes son musulmanes ideológicos terroristas que cometen ataques terroristas. También lo era ETA, una izquierda radical intentando imponer una ideología. Al ser antidemocrático, por mucho que creyera defender la democracia, sus medios hacían esta postura hipócrita y por tanto antidemocrática. Como ya hemos visto, la democracia no tiene porque no ser populista.

Es indignante ver a los medios de comunicación hablar de “perturbados” cuando se habla de terroristas cristianistas radicales mientras que cuando ese mismo terrorista radical abrahámico que adora a exactamente el mismo dios que los cristianos (si, el mismo dios) resulta que era un terrorista radical islamista de ideología religiosa islámica. Los dos son trastornados radicales, no solo los musulmanes.

Cualquier persona que pretenda imponer conductas o ideologías a otras personas, por medio de la fuerza, aunque no utilice la sangre sino que utilice cualquier tipo de discurso terrorista para incitar al miedo, cualquier discurso binario de “nosotros o ellos” es un terrorista radical. Sea cual sea el color de su bandera o ideología. Por tanto para que un radical de izquierdas sea un terrorista debe estar en contra de que los demás sean libres de elegir su ideología. Aunque los falangistas y seguidores de primo de Rivera parezcan ser de izquierdas, son de derechas al igual que los liberales de este país. No se puede englobar a todo un país con una bandera. Existen negros ateos o musulmanes nacidos en España que son gays y votan a Podemos. No podemos simplificar la realidad negando los derechos de los demás.

Religión o ideología

La religión es una ideología, si la ideología religiosa musulmana es relevante a la hora de tratar una noticia, también lo es la ideología cristianista radical. Cuando un blanco asesina a un montón de negros, gays o musulmanes también es un terrorista cristiano, no solo un nazi populista de derechas o un ultraconservador ultraderechista. Es un terrorista cristianista. Esto es un problema, no puedes meter a todos los cristianos en el mismo saco del terrorismo pero tampoco se puede hacer con los musulmanes. Las personas no solo son cristianas o musulmanas, negras o blancas. Las razas no existen y tampoco existen las ideologías, existen los comportamientos y las opiniones conjuntas englobadas en mayor o menor porcentaje sobre una ideología o pensamiento ideológico de una persona o grupo de personas. Se puede ser un terroristas cristianista, un terrorista vaticanista, un terrorista evangelista como tantos que hay. Se puede ser un terrorista neonazi, un terrorista ultraderechista pero también se puede ser un ultraizquierdista radical que al mismo tiempo es de derechas. Como son los del colectivo Lo Nuestro en Murcia. Pueden existir dos personas exactamente iguales que se identifiquen con una interpretación de su religión o ideología que es exactamente la misma interpretación de la realidad que la de otra ideología totalmente contraria. Conozco muchísima gente que piensa que el Partido Popular es de izquierdas, así como el vaticano y los católicos. Es absurdo pero es así. Tenemos a la mítica Esperanza Aguirre diciendo que Franco era de izquierdas y tenía razón porque ella es ultraliberal y lo ve así. En cambio para alguien de izquierdas los nazis son de derechas, primo de rivera es de derechas y franco es de derechas. Esto ocurre porque el pensamiento binario hace creer que todo lo que no es de derechas es de izquierdas y viceversa. Y lo que es de derechas o izquierdas es una interpretación basada en la propia experiencia personal. Si uno quiere pensar que el socialismo es de derechas, lo cree. Por eso cuando Podemos dijo que era socialdemócrata algunos se reían, no entraba en sus mentes una interpretación no yihadista del comunismo. Y si, se puede ser comunista sin ser nacionalista, populista y radical. Básicamente cualquier comunista real  no lo sería, eso te convierte en más bien un nazi de izquierdas o algo similar. Cuba y Corea del norte. Un comunista debe ser internacionalista, no nacionalista. Todo esto se explica bastante mejor en “cual es mi ideología“. Cada uno interpreta cada ideología como estima oportuno.

Ideologías válidas

Por tanto de este modo existen ideologías válidas que son todas aquellas que respetan los derechos humanos y la libertad individual. Cualquier persona de un país, no solo del mundo sino de cada pueblo, de cada casa, de cada familia debe tener el derecho de poder elegir libremente la ideología que quiere tener, estudiar, meditar, aprender y evolucionar. No se puede aprender sin la experiencia. Esto implica que las ideologías válidas son el feminismo, el igualitarismo, el laicismo, el antifascismo, los derechos humanos, el derecho a elegir, el orgullo gay…

En cuanto una ideología sobrepasa un límite, el límite del radicalismo ya se convierte en otra cosa. Cuando el feminismo sobrepasa el umbral de la igualdad ya no es feminismo, es hembrismo o machismo, sexismo a fin de cuentas. La palabra correcta a utilizar es sexismo porque las interpretaciones de si algo es machista o hembrista se solapan entre sí. Si una mujer quiere vivir sin trabajar es una postura machista porque vivimos en una sociedad machista pero si la sociedad fuese hembrista entonces esa postura sería hembrismo. La realidad objetiva es que la postura es sexista, tanto machista como hembrista. Toda posición tiene beneficios y perjuicios. Por tanto se puede utilizar la palabra feminismo o igualitarismo y en cuanto no exista una igualdad de trato estaríamos hablando de sexismo. Intentar llamarlo generismo sería un tanto complicado, aquí entra la concepción del género y en la violencia de género. No existe la violencia de género porque no existe ningún género intrínsecamente violento. Todos los géneros son violentos de un modo u otro, todos los géneros disponen de propiedades masculinas y femeninas al mismo tiempo a menos que seas asexual hormonal, intersexual o similar y las hormonas no controlen tu comportamiento, que también es posible. Lo que impulsa la violencia física es la testosterona fetal que estructura la mente en el útero, esto ocurre en todo tipo de géneros. Hay personas violentas con genitales femeninos y masculinos. Estadísticamente las mujeres heterosexuales y los hombres homosexuales son menos violentos físicamente que las mujeres homosexuales y los hombres heterosexuales pero también son más violentos psicológicamente que su viceversa. Los dos violentos de distinto modo. Igualmente esto no es una realidad irrefutable, cada caso puede tener cambios porque influyen más cosas en el tema al igual que en las ideologías. Y este es el motivo por el que la mejor nomenclatura para llamar a este suceso es violencia sexual y no machista o de género. Ni machistas, ni feminazis, ni hembristas, ni nada. Es una realidad generada por el deseo sexual entre dos géneros compatibles. Utilizando estas palabras será mucho más sencillo de identificar por las víctimas cuando estén siendo cómplices de estos comportamientos. Y si, he dicho víctimas y cómplices, los dos víctimas y los dos cómplices del maltrato. Es una adicción sexual.

Educadores y padres

A los padres de los ciudadanos no se les puede exigir un master en educación infantil con optativa de psicología aplicada al crecimiento personal. Debería ser normalizado y necesario el educar a todos los ciudadanos en los colegios a llevar una vida viable, saber pedir un préstamo, ir al banco, gestionar su economía, hacer de comer, saber conducir y cosas básicas de civismo junto con la moral laica. Cuando unos padres salen en una manifestación a decir “con mis hijos no te metas” están diciendo al mismo tiempo “que ya me meto yo” porque están intentado imponer a sus hijos una ideología trasnochada, falsada por la ciencia y que básicamente es una religión radical. Eso es un abuso sexual y una violación de los derechos humanos de los niños. Cada ciudadano, tenga la edad y constitución que tenga, tiene derecho a elegir su destino, su futuro, su ideología y su religión. Por tanto los padres NO, y repito bien grande: Los padres NO tienen derecho a elegir la religión de sus hijos. Deben ser ellos mismos cuando tengan la mayoría de edad, los que elijan qué religión e ideología que quieren seguir. Al igual que se hace con el alcohol y la pornografía, la ideologías deberían estar vetadas a menores de edad. Por tanto habría que educar a todos los niños de forma laica y en derechos humanos. Básicamente respetar las creencias de todos y poder elegir la religión e ideología que prefieran. Sin convertir su mundo en monoideológico y con ello convertirlos en radicales peligrosos que sienten que su mundo se va a destruir cuando cambia algo. Eso que debería ser algo básico, debido al ultra radicalismo antilaicista esto sigue siendo un problema en nuestro país y se ve como algo de “ultraizquierda” por lo que ya hemos dicho, “todo lo que no es derecha es izquierda” como si el centro no existiese y si no existe ¿por qué insisten en decir que lo son? Los derechos humanos son el centro así que si eres “de centro” estas totalmente a favor del derecho humano a la libertad de religión.

De nada sirve educar a los niños si en 6 meses se les habrá olvidado todo y sus padres viven en una apología radical antilaicista cristinista. Por tanto los periódicos y medios de comunicación tienen la obligación de educar en el respeto a las ideologías ajenas para que cualquiera pueda tener la que estime oportuno aunque no le guste a nadie de su comunidad. Esto implica llamar a las cosas por su nombre, no es ideología, es terrorismo. Cuando una “ideología” o “religión” (que básicamente es una ideología radical) viola la libertad ajena lo que está cometiendo es un delito, un crimen. Un crimen no es algo que está escrito en un papel y alguien me dijo que era un crimen. Un crimen es un perjuicio. Cuando alguien realiza algo que va en contra de otras personas y hace a estas personas un perjuicio entonces estamos hablando de un delito. Esta estupidez que parece tan básica ha sido mundialmente tergiversada por el cristianismo y la gente ni siqueira sabe que está bien o mal. Esto da lugar a pensar que la homosexualidad es un crimen o un delito cuando forma parte de la libertad individual y no perjudica a nadie. Y todo eso sin entrar en la propia biología, ya que estar en contra de los homosexuales es eugenesia epigenética además de un abuso sexual y terrorismo porque pretende manipular mediante el miedo el comportamiento sexual de los ciudadanos. Por tanto es una violación sexual de homosexuales. En este caso al ser de palabra o legalmente solo es un abuso sexual. La diferencia entre abuso sexual y violación es sobrepasar la barrera física. Al igual que el terrorismo es hacer un discurso de incitación a la violencia hacia otras personas también llamado apología del delito y un ataque terrorista es la consumación física de un discurso terrorista. Hay que hablar con propiedad para conseguir salvar al mundo de la violencia. Es como la diferencia que hay entre pedófilo y pederasta. Al principio no se sabía muy bien y ahora el mundo lo tiene más claro. Un pedoflio es aquel que siente atracción sexual por niños, osea personas no desarrolladas. Por eso el vaticano utilizó la palabra efebófilo para llamar a los pedofilos de adolescentes pretendiendo quitarle importancia o culpabilizarlos a ellos. Y un pederasta es el que realiza un abuso o una violación sexual pedofila. Lo cual no tiene porque implicar que el pederasta sea pedofilo ya que según me comentó un experto en el tema este tipo de personas suele ser más bien sociópata o psicópata sádico y realiza cualquier actitud sádica más general como el bestialismo (violación de animales) y otras actividades de violación y abuso de seres vivos infringiendo dolor. Eso en el caso de asesinos claro, no en el caso de un tontaina que liga por internet con menores sin conocer los límites legales. Al igual que hay que aprender toda esta nomenclatura sobre perversiones también hay que hacerlo sobre las ideologías. No es la ideología pedofila u homosexual, es la pedofilia u homosexualidad, aunque la verdad es que no se si existen motivos epigenéticos para la pedofilia como se ha demostrado ya con la homosexualidad. Hablamos de discriminación epigenética o étnica como cuando es hacia a los pelirrojos o negros. Presuponer que todos los pedófilos son pederastas es como decir que todos los homosexuales son efebofilos o pedofilos (lo cual es incompatible porque es atracción hacia la “no sexualidad” de los niños) o que todos los heterosexuales o jóvenes blancos ricos son violadores en potencia. Al igual que decir que todos los cristianos son terroristas o los musulmanes yihad. Están correlacionados por estadística, no por lógica inquebrantable. No todo lo que es verde sabe a menta, ni todo lo que sabe a menta es verde.

Criminales

¿Si no tienen bandera como identificamos a los criminales? Muy sencillo, por el crimen cometido. Que un asesino sea panadero es irrelevante a la hora de asesinar. Aunque existe una proporción determinada de asesinos en el mundo de la panadería no significa que hacer pan incita al asesinato. E iré aún más lejos, aunque las letras de las canciones de rap digan de matar gente eso no implica que los que escuchan rap vayan matando gente o tengan una proporción mayor de asesinatos. Lo mismo pasa con las ideologías religiosas. Y la explicación es simple. El que escucha violencia, la escucha porque ya es violento y por tanto desea escuchar violencia porque entra dentro de su mentalidad. No es la ideología la que le elige a él, sino él quien elige a la ideología. Es como la homosexualidad, no te fijas en hombres porque seas de ideología homosexual, eres homosexual porque te fijas en hombres. Es al contrario de lo que se puede pensar de primeras. Por supuesto la estadística existe, hay mayores grupos de asesinos en ciertas ideologías como la cristiana que tiene el récord mundial de asesinatos, genocidios, terroristas y todo tipo de chalados. Si, no es el islam sino el cristianismo. Está demostrado por muchos estudios, la mayor irrefutable realidad es que la mayoría del mundo es cristiana y el cristianismo ha sido impuesto por la fuerza a base de matanzas y destrucciones de ideologías, costumbres, historia y todo lo que existía previamente a la inquisición cristiana mundial en la que vivimos. De hecho se ha inventado, junto con el folclore de cada país, un género. Una idea preconcebida contranatural de lo que debe ser una mujer o un hombre ¿Por qué vivimos en una sociedad en la que la mujer es inválida por naturaleza y no puede salir de su casa sin mutilarse de distintas formas para que la traten con respeto? ¿A qué viene esa obsesión pedófila con que la mujer debe ser eternamente preadolescente sin vello (depilada) con los labios rojos (cual púber) y con falda fácil de bajar para el encuentro sexual? ¿Por qué se llama “arreglarse” a la depilación y vestimenta del ser humano? ¿Acaso estamos mal de nacimiento? ¿Hemos nacido de forma incorrecta? ¿Incorrecta para quién? ¿Para la ideología sexista? ¿Acaso todas las mujeres sin depilar son hombres? ¿Acaso los hombres afeitados son mujeres? ¿Acaso los hombres imberbes son mujeres? Que el cristianismo, la ideología cristianista, haya intentado imponer en nuestra sociedad actual un rol de mujer sexista no implica que solo sea culpa del cristianismo porque también tiene parte de culpa el folclore, el folclore contranatural en el que se dice que estamos rotos de nacimiento.

División en trozos más pequeños

Que estemos a favor de los derechos humanos no significa que tengamos porque estar en contra de ideologías. Si los derechos humanos no son ni de izquierdas o derechas, musulmanes o cristianos significa por tanto que es posible convivir de mutuo acuerdo en paz. Por mucho miedo que le entre a los radicales de cualquier ideología no vamos a destruir el mundo en un nuevo orden mundial dictatorial que quiere destruir a la familia y el cristianismo. Lo que quiere este nuevo orden mundial es justicia y libertad para todos, lo mejor para todos, no solo para unos pocos sino para todos. Libertad de religión, de ideología y de estilo de vida para todos. Si te quieres afeitar, te afeitas, si no quieres, no te afeites pero que no te digan que te tienes que afeitar porque lo dice tu jefe porque eso es discriminación y dictadura. Cuando una libertad se sobrepasa estamos hablando de una imposición dictatorial, de una inquisición. Para que podamos hablar de imposición alguien tiene que estar sometido y cuando eres tú el que somete a alguien a que no pueda casarse porque es gay, el que eres inquisidor eres tu ya que a ti no te está obligando nadie a casarte con otro hombre. Ese “mama fulanito llora cuando le pego” tenemos ya que irlo dejando de lloriquear. Lo mismo pasa con el aborto y por eso los dos son derechos humanos. Por mucho que diga HazteOir sobre que la homosexualidad no es un derecho humano. Realizando un ataque terrorista de ideología cristianista vaticanista radical totalitaria inquisidora y dictatorial que viola los derechos humanos al decir semejante barbaridad que ha aumentado los delitos de odio.

Si decimos que el cristianismo está sometiendo a la mujer entonces estaríamos diciendo que el 100% de los cristianos está en contra de los derechos de la mujer. Aunque la entidad más grande del cristianismo, que es el vaticano, esté en contra de los derechos de la mujer al aborto. No implica que todos los cristianos de forma particular, los que no conocen las directrices del vaticano o no les importan, sean seguidores de esta ideología sexista. Y aquí está el quiz de la cuestión. Por este motivo esto no es un ataque terrorista cristiano, es un ataque terrorista sexista realizado por vaticanistas. Cuanto un vaticanista realice un atentado en contra de la libertad de religión, porque el vaticano también es antilaicista, significa que está cometiendo un delito antilacista, no un delito cristiano. Lo mismo pasa con el islam. La mayoría de implicados en Siria son musulmanes pero ISIS es radical, esto no implica que sean terroristas islamistas. En cada caso será un tipo de atentado diferente. Probablemente sean terroristas intentando reprimir a un colectivo concreto y por tanto podrán ser antimusulmanes aunque sea un tipo de musulmán tipo chiita o sunita o cualquier otra cosa distinta. Cuando ISIS ataca Europa lo que está atacando es a la OTAN o a una ideología concreta. No a los europeos aunque esa fuese realmente su intención. Y eso sin tener en cuenta que la propia ISIS al único al que beneficia es el radicalismo de derechas cristiano y que ayuda a frenar el islam en los países en los que está subiendo realizando esos tentados. Lo que hace insinuar que ISIS realmente es cristiano como ya se ha visto que ha sido creado y financiado por cristianos republicanos de EEUU. ¿Como solucionar el problema y salvar al mundo si no sabemos quién está detrás?

Solucionar el problema

El problema es fácil de solucionar cuando se sabe exactamente de qué trata. No es terrorismo cristiano o islámico. El terrorista de Londres que ha matado a musulmanes es un terrorista cristiano pero como parece que eso es un pecado decirlo la forma más inteligente de describirlo es terrorismo islamófobo. No importa que el tío sea nazi, cristiano o ultraderechista porque el resultado es el mismo. Al igual que es irrelevante que el terrorista “islámico” que mató un montón de gays en la discoteca gay de EEUU fuese musulmán porque no era musulmán, era un terrorista homófobo. Y por eso los cristianos radicales le jaleaban porque no es porque fuera musulmán, sino probablemente porque se tragaba la FOX 24 horas al día con basura homófoba que no paraba de publicar en esas fechas. El hecho de ser un radical puede venir del islam pero también puede venir del cristianismo, el fundamentalismo religioso que incita al monoteísmo, monoideológico, la univision de una unirealidad sin objeción o duda alguna. El radicalismo que saca de la realidad a la gente y la convierte en terrorista y radical porque no ven en su mente otra opción más que la suya sin importar la opinión de los demás, los derechos humanos, la libertad individual o el punto de vista ajeno. A fin de cuentas son egoístas radicales.

Es curioso e indignante ver como a los medios de comunicación y a los políticos no les importa la verdad sino que buscan en la información que aparecer su verdad para intentar proyectarla. Este proceso mental es “normal” pero también es muy peligroso y es lo que hablábamos antes, populismo. El populismo es un montón de gente realizado ese tipo de falacias sobre la información solo para intentar justificar su postura, su visión, sus acciones y su realidad. No es que ellos sean malos, es que los otros son peores. No es que ellos sean algo, es que los otros son otra cosa. Es la propia división binaria entre yo y los demás. Lo cual es totalmente falso, aquí todos somos cómplices, verdugos, asesinos y culpables de todo lo que ocurre en el mundo porque si nosotros mismos hubiésemos frenado ese radicalismo hacia un bando, destruyendo ese bando imaginario y creando el verdadero bando que es los bandos de los morales e inmorales, los que respetan a los demás y los que no los respetan. Esas cosas no pasarían. El bando de los que respetan los derechos humanos es el bando de los buenos y los que no los respetan son los criminales. Esta simplicidad tan fácil de entender sigue siendo un problema para mucha gente porque la ideología mayoritaria del planeta a convencido a todo el mundo de realizar crímenes de odio a todas horas para perpetuar un sistema que es injusto, antiigualitario y elitista. Para mantener una situación y es que siga habiendo ricos y pobres. Nosotros y ellos. Al final, todo parte, depende y se soporta por esa realidad. El capitalismo. Por eso la derecha y el cristianismo está tan sumamente en contra del igualitarismo, el comunismo y de la izquierda. Ya se ganó la segunda guerra mundial y aún así parece ser que los nazis ganaron la batalla ideológica aunque se firmaran los derechos humanos con su final. Han convencido a todo el mundo en la idea de que la igualdad es mala y eso es terrorismo antilaicista, antiigualitarista ¿igualitarofobo? Creo que si, el problema es fácil de resumir en igualitarofobia. Es una aplicación de la GLBTfobia. Y este problema da como resultados ataques a la libertad individual como son los ataques homófobos, islamófobos o incluso cristianofobos realizados por católicos como en Londres. O los ataques que realizó el chaval ultracristiano en la iglesia cristiana de etnia negra de EEUU. Ese ataque terrorista no solo era un ataque terrorista cristiano contra cristianos sino que fundamentalmente era un ataque racista. Al igual que un ataque islamista no es de musulmanes sino que va en contra de algo, no es que sea un ataque terrorista negro, gay o de jugadores de bolos. Es un ataque que va en contra de algo concreto. Una ideología o epigenética concretas.

Este problema viene de una sociedad profundamente discriminatoria debido al problema mental del pensamiento binario impulsado por las religiones abrahámicas. Sabemos cómo surge, come se estructura pero da igual el nombre de su impulsor porque lo que interesa es el resultado, puedes llamar a la religión o ideología como quieras. Puedes llamarla ultraderecha, nazismo o cristianismo radical pero el problema seguirá siendo el mismo aunque no existan esas ideologías o cambien de nombre. El tipo de persona es el mismo que coincide mayormente con los mismos. Y por tanto para solucionarlo hay que identificar claramente cual es el problema, no el origen sino el problema en sí. La mala vida y la falta de amor crea delincuentes pero eso no es un fin, es una consecuencia. No podemos decir que es un ataque terrorista de pobres, paletos, gente que sufren o de marginados porque hay muchos ultras adinerados… Recuerdo a mi madre decir siempre “eso son cosas de drogadictos”. Es como cuando vas al medico y te dice que tienes un virus. No todo se cura con aspirinas. Son gente mentalmente de derechas, tiene una estructura mental distinta e interpretan la realidad de modo distinto independientemente de la ideología en la que sean educados. Y con derechas me refiero a pensamiento abstracto, sexualizado e irracional. Sea de izquierda política o derechas. Por ejemplo Hitler, Franco, Mao y Stalin. Es una mezcla de inocencia naif con incapacidad para aceptar la realidad debido a vivir con miedo a la realidad misma. Por tanto el causante del propio problema del totalitarismo es el propio totalitarismo que crea más totalitarismo. El sufrimiento y educación totalitaria genera más totalitarismo.

Criminales

Solo hay dos bandos, el bando de los criminales y el bando de los no-criminales. Como bien decía aquello de Orwelll la no-paz. El problema es que todos ellos se creen justos y si decimos de los justos y los injustos lo que estamos promoviendo es el crimen, la confrontación egoísta y sexualizada por llevar la razón. Para ser un no-criminal tienes que ser al mismo tiempo un anticriminal porque si no eres anticriminal como por ejemplo lo es un antifascista lo que eres realmente es un colaboracionista del crimen. Si toleras el crimen es porque no te indigna, básicamente porque estás de acuerdo. Es como cuando hay un ataque terrorista cristiano y matan un montón de gays o musulmanes y toooodos los de derechas se callan. Incluso el colaboracionismo cristianista negando que eso criminales son cristianos puede tomarse como cómplice del cristianismo radical. Muchos creen que no tomando partido intencionalmente implica no tomar partido en el mundo real pero eso es una falacia. Si no tomas partido esa es la postura que tomas, es una posición, la de no hacer nada. La postura de no hacer nada es al mismo tiempo tolerar el crimen y por tanto ser cómplice por omisión, del crimen. Es como cuando ocurre un accidente y no socorres a la víctima. La omisión de socorro es un delito. Lo mismo pasa con no querer ayudar a las personas que sufren, a los pobres, alegando “no con mis impuestos” ¿Acaso son tuyos? ¿Acaso a ti no se te está regalando nada? ¿Has pagado tu las carreteras y edificios que hay en tu zona que te protegen de las inclemencias del tiempo? ¿Cuanto vale esa ayuda continuada señor capitalista? ¿El precio de una autopista privada?  No se puede no estar en sociedad o no formar parte de una sociedad en la que ya estas formando parte solo por existir. Por muchas piruetas que hagas y mucho que te autoengañes. La libertad de agredir no existe y en todas las ideologías hay agresores aunque sea por casualidad. Nunca jamás he visto un ateo o un dharma poniendo una bomba. Cualquier persona que se dedica a ser policía o militar ya está tomando parte por un bando, el bando de la represión física. Tenemos que superar el radicalismo y avanzar como sociedad en la educación moral correcta de toda la población. No se puede ir diciendo que matar o agredir no está bien menos en el caso en el que a mi me parezca que está bien. Llamando a las cosas por otros nombres eufemísticos más populistas como “misiones de ayuda humanitaria”, “refugiados” o similares cuando lo que estás haciendo es matar niños. Mientras estas falacias sigan en la prensa, la población seguirá viendo normal el asesinar, el vengarse y esto traerá más muertes. La mayoría de la gente ni siquiera sabe que se han invadido ya cuatro países musulmanes y que el terrorismo no es una cosa fortuita que como dice Rajoy “no se sabe porque ocurre” lo que ocurre es que no es popular el motivo por el que está ocurriendo todo. Una confrontación económica y religiosa que quiere imponerse por la fuerza a la otra, el cristianismo al islam y no al revés hasta que lo sea, lo cual es lo que están deseando todos porque están deseando crear la tercera guerra mundial y tener una excusa para matar musulmanes. Así el vaticano, que es el que urde todo eso en la sobra para ganar más dinero, estará supercontento porque todo el mundo en el planeta pensara que la única religión y el único dios es el suyo. Otra vez. Volviendo a destruir todas las culturas del mundo e imponiendo roles de género cristianistas y otra nueva teocracia vaticanista impositora de la dictadura inquisidora antilaicista antidiversidad contranatural artificial cristiana. Así que cada vez que veamos un crimen, sea quienes ea quien lo haga, tenga la bandera o ideología que tenga no debemos ser colaboracionistas en un radicalismo terrorista e inmoral que no solo perjudica al otro bando sino también al tuyo, generando guerra. Lo único relevante son los crímenes, no las ideologías, banderas, religiones, grupos étnicos, epigenéticos o sociales que los realicen porque no son exclusivos de ningún grupo, son un concepto independiente, más o menos probable de ocurrir, en cualquier grupo social. Aunque exista una mayor incidencia en el colectivo de charcuteros de Somalia. No todos los charcuteros de Somalia creen en el animismo y menos aún después de la invasión abrahámica de toda África, esa que no parece que a nadie le parezca un crimen contra la humanidad. O al menos, cuando la hacen cristianos.

No-criminales

Describiendo este tipo de crímenes es muy sencillo saber quienes son “los malos” porque si describes una manifestación en contra del bus de HazteOir no puedes decir “ultra radicales de izquierdas” porque ni son radicales, ni son de izquierdas, son personas decentes no-criminales que están manifestándose en contra de un crimen homofóbico y por tanto los criminales son los de HazteOir. Manifestación antifascista, anti antiigualitarista = contraigualitarista, antihomofobia, anti antilaicista = contralaicista, antitransfobia. El crimen es el que es, que las banderas no confundan con sus bandos imaginarios. Que promovida por “rojos” no quiere decir que sean criminales, antidemocráticos, radicales o nada y que sea una manifestación por los derechos de los homosexuales y transexuales no tiene nada que ver con la izquierda en sí misma, son personas, por mucho que la derecha sea o vea como una seña de identidad el que quiera ser homófoba. Ese tipo de derecha es mayormente criminal, la izquierda no es nada más que decente en ese aspecto, no está cometiendo ningún tipo de crimen. Han criminalizado el propio hecho de quejarse de los crímenes y la corrupción y eso tiene que acabar. Tenemos que estar todos en el mismo bando. El bando no-criminal.

Por lo tanto, hay que evitar por todos los medios hablar de cualquier tipo de partido, bando, colectivo y demás. Que a los periódicos siempre se les olvida oportunamente mencionar en los casos de corrupción del Partido Popular que son integrantes del Popular Popular y dependiendo de la propaganda que pretende instigar cada periódico menciona a bombo y platillo cualquier estupidez de la bandera imaginaria contraria en la mínima ocasión… Hasta que no convirtamos la violencia física en verbal y los bandos en los correctos, el ciclo de guerras mundiales no va a acabar. Y ni mucho menos pensemos que eso son cosas del pasado que le pasan a otro porque no es verdad. Estamos retrocediendo. No son integrantes del Partido Popular, son antiestatistas anarcoliberales antisistema de la escuela de Aznar. Los que ahora forman parte de Ciudadanos. Son los “tu me vas a decir a mi que es lo que puedo hacer” tipo Aznar (borracho) y Esperanza Aguirre (fugándose) como si no existiesen límites morales. Esos son los tipos de comportamientos verbales que tenemos que resaltar para que se vea venir quien es un criminal. A nadie puede sorprender que el grupo de “ideología patriota” como se llaman ellos de Lo Nuestro fuese a liarla al orgullo gay con lo que van soltando por las redes sociales todos los días. Los datos están ahí, solo es cuestión de saber detectar los crímenes verbales. Y no es como ha hecho el Partido Popular llamando ETA a todo lo que se menea o es vasco. Hay que ser un poquito más inteligentes que eso. Mayor Oreja está presente en decenas de mítines de la ultraderecha antilaicista antiigualitarista más rancia. Cada uno va avisando de lejos de qué forma es y los propios partidos deberían ir dejando ese chovinismo tan rancio con sus banderas de partido y tantísima generalización falaz. Por mucha mafia y complicidad criminal que haya entre ellos, lo cual no debería ni siquiera existir. Y seguirá existiendo hasta que la corrupción, el machismo, la homofobia, la teocracia y demás desigualdades dejen de estar normalizados como si fuesen una opinión mas, una opción aceptable y no un crimen contra la humanidad y los derechos humanos como realmente son.