minicasas

Casa contenedor

Luxury-Container-Home-For-Less-Than-40000
Featured Video Play Icon

Vivir en una casa que “en su vida anterior” fue un contenedor de carga puede parecer una idea loca, pero este es uno de los contenedores mejor diseñados que he visto.

Es curioso como he pasado de pensar vivir en una casa rodante a empezar a pensar en una casa voladora automanejada… Sin duda si consigo mis objetivos pasaré por varios tipos de casas móviles distintas antes de llegar a la definitiva. Lo importante es poder moverse cuando sea necesario ya sea por placer o fuerza mayor… Si el mundo va por el desagüe que parece ir yendo se convertirá prácticamente en una necesidad el poder salir huyendo de los lugares en conflicto.

En este caso no podría ser una casa de viaje de fin de semana, pero si puede ser un apartamento para un adolescente, una persona mayor, un sin-techo, alguien bohemio, un soltero o incluso una pareja sin hijos. Aunque siempre se terminan viendo casos en los que hay hijos y perro en una minicasa de estas.

El diseño me encanta aunque no sea un fan del exhibicionismo como requieren las casas con tantas ventanas y luz. No se puede tener todo aunque unas buenas cortinas o estores hacen su función.

Pensar en 40 mil euros para una casa así parece una locura en nuestro país pero allí una casa cuesta 10 veces más. Aquí quizá no fuese del todo rentable. En el caso de una casa rodante quizá sea incluso más barato irse allí y luego traerla al país que intentar construirla o comprarla aquí. Lo mejor de todo es la personalización extrema que suelen llevar estos diseños de interiores tan reducidos. Este tipo de rústico industrial minimalista esta muy de moda aunque a mí personalmente empieza a cansarme.

Al ser un contenedor tiene medidas estándar y esto permite el trasporte sencillo o incluso comprar un tráiler y colocarlo encima de forma permanente. Eso sí, habría que pesarlo antes de pasar la ITV. Para gente como yo que paso muchísimo tiempo delante del ordenador y no necesita mucho espacio de vivienda es una forma económica de no tener hipoteca en países con sueldos más altos o trabajando a través de Internet.